Los pequeños botánicos de la Escuela Infantil de Chamartín, Madrid, descubren en el Real Jardín, los encantos de la Naturaleza