En nuestra Escuela Infantil Pippo, en la Avenida de América, estamos aprendiendo muchas de sus peculiaridades y animando a este otoño que no acaba de llegar y que, algunas flores, confunden con una primavera.